METAL MUY METALICO

Ya han habido varias ocasiones en que me han preguntado como se pinta el metal ese guarrete pero no oxidado que tienen mis Ogros, así que me he decidido a escribir este tutorial.

Ante todo conviene tener en cuenta que lo que queremos conseguir es un "Metal Muy Metálico" por decirlo de alguna manera, refiriéndome a que no vamos a obtener ni un plateado con sombra sin más ni por supuesto un efecto de cacho de hierrajo que se cae a cachos como lo que ha pintado la GW en sus Ogros... que más bien da la impresión de ir a hacerse polvo por la herrumbre que otra cosa.

Para lograr este efecto es importante que sepamos hacer baños de tintas y también que tengamos clara la técnica del Magic Wash (ver tutorial sobre esto) y sobre todo que dispongamos de unas cuantas tintas de varios colores, da lo mismo la marca que sea mientras que nos sirvan para lo que queremos hacer. También pueden usarse colores transparentes e incluso pintura diluida (ahí juega un papel importante el Magic Wash). Y por supuesto pintura metálica del color que queramos pintar, en el ejemplo yo he usado plateados pero se puede hacer con cualquier otro color (oro, bronce, etc.).

Tened en cuenta que un color metálico es tremendamente complicado de fotografiar y sobre todo que para este tutorial algunas veces he querido tener 3 manos... así que disculpad la calidad de alguna de las fotos.

Lo primero, después de haber montado e imprimado nuestra miniatura (yo lo hago en blanco pero puede ser de otro color) es aplicarle una capa del color base que usemos para nuestros metalizados. En mi caso, eso es Hojalata de Gamecolor Vallejo diluído a lo Magic Wash en una proporción de 2 partes de  friegasuelos  y 1 de agua (es recomendable que sea agua limpia, para que no tenga restos de otras pinturas.

 

Y a continuación un pincel seco de Gris Metalizado y luego brillos de Malla de Acero procurando dejar una fina línea visible de la Hojalata que dimos antes. Es decir, que lo pintamos como pintaríamos normalmente una armadura metálica.

 

Ahora nos preparamos nuestra paleta de tintas con los colores que pensemos usar, tanto para aplicar individualmente como mezclados entre sí (como regla general, cuanto más guarro sea el color mejor queda para simular porquería o desgaste). No importa si tintamos una zona de verde y otra de marrón, esto va al gusto realmente pero es importante que no se nos mezclen mucho las tintas en la paleta, para eso podéis usar un plato de plástico de los que venden en el todo a 1 euro (es lo que veis en la foto).

En mi caso he usado los siguientes colores (de arriba a abajo y de izquierda a derecha):

- tinta Chesnut de Citadel antigua         

- tinta negra de Citadel antigua

- madera caoba de Vallejo Modelcolor ( es pintura transparente)

- tinta azul de Citadel antigua

- tinta verde de Citadel antigua

- humo de Vallejo Modelcolor (es pintura transparente pero que deja ligeros restos, muy buena para esto y para pintar esqueletos)

- amarillo transparente de Vallejo Modelcolor

 

 

Podéis usar realmente cualquier tinta que os apetezca, e incluso como dije al principio diluir pintura a lo Magic Wash, pero lo importante es que al menos contemos con un marrón rojizo, un verde, negro y un azul porque esos son los colores que mejor quedan para simular ese aspecto desgastado que queremos conseguir.

Los aguamos a lo Magic Wash para así conseguir que la consistencia de la tinta sea tal que se fije mejor donde la pongamos sin dejar tantas manchas como dejaría si solamente la aguaramos. Además, en el caso del color humo y del amarillo es importante hacerlo así porque suelen salir espesillos del bote...

Lo que viene a continuación es bien sencillo, solamente tenemos que ir tintando las partes metálicas según nos apetezca pero no a lo loco, manchándolo todo, sino procurando rellenar los huecos perfilando cada parte, remache, etc. como podéis ver en el protegetripas de la foto.

 

Es mejor ir pintando cada color por separado en lugar de ir poniendole manchas de uno y de otro alternadas. Pero lo importante es acabar una zona antes de pasar a la siguiente sobre todo para poder hacer la parte más importante de este método de pintado...

 

 

 

 

 

 

 

 

... la depurada TECNICA DEL DEDAZO (no es broma), descubierta hace años por mi amigo Belvo. La cosa está en dar la tinta y retirar el sobrante con el dedo con una pasada rápida y sin apretar demasiado, para eliminar gran parte de la tinta y dejar solamente las capas más profundas de la figura marcadas y el resto como con pequeñas manchas (que podemos retocar con un pincel húmedo).

Seguramente alguien pensará que eso mismo lo podemos conseguir sin necesidad de mancharse el dedazo y simplemente usando el pincel para dar la tinta donde queremos... pues probablemente tendría razón, pero con esto lo que se consigue realmente es esparcir la tinta de una manera un poco más controlada que con el pincel y sobre todo de manchar donde queremos y como queremos porque con el dedazo se pueden conseguir formas en las manchas que de otro modo serían más complicadas de obtener solamente con el uso de un pincel normal.

Y esto mismo lo aplicamos al resto de superficies metálicas de la miniatura, recurriendo al dedazo cuando sea necesario, hasta conseguir algo parecido a esto:

 

Como podéis ver el efecto del metal es mucho mejor que usar simplemente los colores metalizados sin más, y empleando las tintas también podemos obtener desde un acero oscuro (usando tinta azul y negra mezcladas) hasta un mithril azulado (empleando plata y tinta azul muy diluída). Es cuestión de experimentar...